Viviendo desde la Pasión, la Reconexión y la Intuición


Yo creo absolutamente en hacer lo que nos haga felices y nos apasione por toda la vida.


Y si en algún momento no estamos felices, hacer una pausa para replantearnos y encarrilarnos de nuevo.


Mi nombre es Diana Salazar, estudié biología que es una de mis grandes pasiones. Amo el medio ambiente, amo la fauna de este país y sobre todo amo las ranas y las tortugas. Mientras estudiaba, empecé a hacer yoga y se convirtió en mi vida, mi espiritualidad, mi ejercicio, mis endorfinas, mi alimentación (inclusive tuve un juice-bar en el estudio de yoga de mi hermano) y finalmente en mi trabajo (me convertí en profesora de yoga).


Cuando yo hablo de pasión, hablo de felicidad, de sentir físicamente eso que me hace feliz y plena. Dar una clase de yoga para mi es como bucear, como nadar, como meditar, es desconectarse del mundo y conectarse en la clase, con los alumnos, reír, disfrutar, entregarse…


Esa gratitud de desconectarme para conectarme con algo mas profundo, me llevó a meditar, y me fui a Tailandia a aprender de meditación con Monjes Theravada en medio de la selva; mi vida encontró un sentido diferente. Entendí lo que significaba ese DESCONECTARME PARA CONECTARME. Esa RECONEXION sagrada tenía tanto sentido…


Siempre me prometí a mi misma buscar la felicidad adentro de mí, encontrar la manera para vivir haciendo eso que me apasiona.


Y después llegó Paz…


Paz es mi primer hija. TODA mi vida había querido ser mamá y cuando quedé embarazada me fui ¨all in¨ Mi vida dio un giro de amor. De inmediato empecé a dar clases de yoga prenatal, amé estar embarazada, sentir a mi bebé en la panza se convirtió en otra de esas experiencias que comparo con meditar, simplemente me desconecta del mundo... Hice curso prenatal, me informe mucho y en el parto, lleve a Ansú de Doula y fue una experiencia fuera de este mundo… Parir para mi fue un trance, placer, desconexión. Me sentí poderosa, mamífera. Nunca me imaginé que el parto (eso a lo que tantas mujeres le tienen miedo y tratan de evitar) iba a ser un momento tan transformador en mi vida.

Y yo tengo una característica que es que no me puedo quedar callada nunca… después de vivir eso yo necesitaba contarlo al mundo entero.


Por lo que decidí convertirme en Doula para pasar esta información tan valiosa, este secreto que era: parir es placer, es sexualidad, es una herramienta de empoderamiento femenino, al contrario de lo que muchos creen (que es miedo y es dolor). Y por supuesto tiene el mejor resultado… ;)


En la pandemia como muchos, me tuve que reinventar y tuve dos bebés: uno fue mi proyecto llamado entretejiendoNOS, en el cual mezclé todo eso que me hace feliz y me apasiona: las clases de yoga prenatal y ser Doula (acompañante en el proceso de la maternidad)



EntretejiendoNOS representa para mí ese ¨ideal¨ en la maternidad que a veces cuesta tanto. Siempre escucho a las personas quejándose de las mamás que se critican y compiten entre ellas.


Yo creo en un mundo donde las mujeres se apoyan, se ayudan, se empoderan, se escuchan y se acompañan. Y lo creo con todo mi corazón.

Resulta que no es tan utópico como muchos creen.


Hoy puedo decir que entreteniendoNOS es eso. Empezó con clases de yoga y charlas de temas de embarazo y maternidad. Hoy es una tribu de casi 100 mujeres que nos hemos convertido en amigas, es apoyo, sororidad, amor, paz, PASION, INTUICION. entretejiendoNOS como lo dice su nombre es un tejido de mujeres fuertes y poderosas. Hoy puedo decir que todas somos Doulas entre nosotras, hemos construido una red que cada vez se hace mas grande y mas fuerte. En entretejiendoNOS lo he visto todo, he visto mamás levantándose entre ellas, el nivel de empatía que tiene una mamá con otra es absoluto, cuando una necesita ayuda no pasa un segundo cuando la ayuda va en camino. Leche va, leche viene, consejos van, consejos vienen, risas, amor, tolerancia, respeto.


Lo que yo siento por estas mujeres es mucha admiración, mi corazón siente que va a explotar de felicidad porque me demostraron que eso que la gente llama utopía realmente existe.


Y este proyecto tan apasionante me envolvió, me transformó y llenó cada célula de mi vida de oxitocina.


Y después nació Sol… Mi segunda bebé que llegó a iluminar nuestra vida.


Diana es mamá de Paz y Sol, Doula, Bióloga, Profesora de yoga, yoga prenatal y de meditación.


Podés seguir a Diana en Instagram.

Si querés recibir en tu correo más historias de mujeres poderosas que estén luchando por un cambio en la sociedad y que inspiren a otras a hacer lo mismo, suscribite al newsletter de Círculos 3:33 aquí.

57 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo