• Mujeres. Música. Magia.

¿Qué se siente ser una mujer en la música?


¿Qué se siente ser una mujer en la música? Es una pregunta que me hacen tan seguido, que ya estoy hasta cansada de contestarla. Quisiera que esa pregunta no existiera, que no tuviese razón de ser, que ser “una mujer en la música” fuese más común y más sencillo, pero no lo es. Es una pregunta que no se puede contestar en los cinco minutos que dura una entrevista de radio y honestamente, no estoy segura que los periodistas y los que están escuchando desde sus casas y sus carros, de camino al trabajo y mientras se preparan el café, quieran realmente saber la respuesta. Lo bueno es que hoy, con ustedes, sí me siento en confianza.


A mis veinte y siete años, en una fiesta de los Latin Grammys, conocí a uno de los managers más importantes de Latinoamérica. Lo primero que me dijo fue: “¡Raquel Sofía, pensaba que eras más gorda! Estás muy bien, mantente así.” Años después, estaba en una reunión con una marca de cerveza muy importante y uno de los ejecutivos esperó a que todos los otros se pararan de la mesa para decirme: “¡Qué culote y qué tetotas se te ven en ese vestido!” Recién llegada a México, fui a una sesión a componer y uno de los artistas con los que estaba, me pidió mi número para invitarme a escribir más canciones juntos. Nunca me invitó a componer de nuevo, pero sí duró varias mañanas escribiéndome: “¿Cómo amanecen esos rulos hermosos?” Esto es ser una mujer en la música. Bueno, en realidad, esto es ser una mujer.


Estas historias no son nada nuevo y estoy segura que muchas de ustedes tienen cuentos parecidos y hasta peores. Lo extraño de ser “una mujer en la música”, una figura pública, es que de momento, se vuelve aceptable que gente que no conoces, hombres en la industria o personas que se esconden al otro lado de una pantalla, te juzguen y te falten el respeto. A penas comenzando mi carrera, un productor me dejó claro que “la gente lo que quiere es bailar” y “a nadie le interesan tus canciones con tu guitarra y tus sentimientos”. Yo elegí ignorarlo y aquí estoy, siete años después, escribiendo y cantando lo que me sale del corazón. Decidí remar contra la corriente y me he encontrado con una camada de músicos, cantantes, productores, ingenieros y artistas mujeres que han decidido remar también.

No es ningún secreto que a las mujeres en la música (y en cualquier industria) nos toca ser más trabajadoras, más serias, más estudiosas y más dedicadas, porque nuestro éxito es constantemente justificado con frases como: “es porque está buena” o “es porque aquel se la quiere coger.” Nos toca tratar de jugar un juego imposible: ser sexy, pero no demasiado, ser inteligentes, pero no intimidantes y ser naturales, pero hermosas. Para nosotras, rara vez se trata solo de nuestro talento y es algo con lo que hemos tenido que aprender a vivir.


Yo amo ser mujer y amo ser mujer en la música. Tengo las mejores historias, he conocido personas increíbles y vivo haciendo lo que más amo. Me siento fuerte y sexy a diario y llevo mi feminidad, y todo lo que conlleva, con mucho orgullo. A mis treinta y tres años he aprendido que nada es fácil para nosotras, pero tampoco necesitamos que las cosas sean fáciles. Los retos y las dificultades de la industria me han ayudado a darme cuenta de toda la mierda que soy capaz de aguantar y convertir en fucking magia.


¿Qué se siente ser una mujer en la música? Para mí, no se trata de no solo hacer canciones, sino que también siento una urgencia de generar un cambio en la industria junto a todas mis colegas. Nos toca a nosotras aplaudirnos las unas a las otras. Nos toca a nosotras generar espacios para mujeres en festivales, en estudios, en los premios y en los “charts”. Nos toca a nosotras ser auténticas para cambiar el discurso, la visión y los estereotipos de la música latina. Nos toca a nosotras seguir remando contra la corriente hasta que la corriente, finalmente, cambie de dirección.


Raquel Sofía es una cantautora puertorriqueña, graduada de de la reconocida Escuela de Música Frost de la Universidad de Miami. De 2012 a 2013, Sofía realizó coros de Juanes, así como de Shakira y Jean Carlos Canela en gira. En 2014 firmó con Sony Music Latin y lanzó su primer EP en solitario, además de que fue elegida como la primera artista latina en participar en el programa original de VEVO "Vevo DSCVR", con más de 100,000 visitas en las primeras 2 semanas. El sencillo de Raquel "Agridulce" recaudó más de 9,7 millones de reproducciones en Spotify y fue elegido como una de las canciones "Best of 2014 Pop" de Beats Music. En 2015, lanzó su álbum debut "Te Quiero Los Domingos", alcanzando el puesto número 1 en las listas latinas de iTunes el primer día con promoción puramente orgánica y más de 28 millones de transmisiones de Spotify hasta la fecha. Fue nominada para la categoría de "Mejor Artista Nuevo" del Latin GRAMMY 2015 y fue elegida como "Artista a seguir" de Spotify en 2015. Presentó su segundo álbum, 2:00 am, en enero de 2018, que incluye su exitoso y emotivo sencillo "Tenemos Historia" que actualmente tiene más de 8 millones de reproducciones. En septiembre de 2018, recibió una nominación a los Premios GRAMMY Latinos 2018 por su segundo álbum, 2:00 am, en la categoría "Mejor álbum de cantautora". Su sencillo "Amor en Cuarentena" lanzado en 2020 le ganó nuevamente una nominación al Latin Grammy.


Podés seguir a Raquel en Instagram, Facebook o Youtube.

Si querés recibir en tu correo más historias de mujeres poderosas que estén luchando por un cambio en la sociedad y que inspiren a otras a hacer lo mismo, suscribite al newsletter de Círculos 3:33 aquí.

55 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo