• Mujeres. Música. Magia.

Entrevista a la Dra. Natalia Cambronero


Hablar de crear y producir durante la pandemia no es sin estas dos palabras: adaptación y flexibilidad. Les escribo también como fan que soy de Meme y Nenis: Mantener a flote Hija De Tigre —con la imposibilidad de abrir sus tiendas durante los últimos meses, ha sido gracias a la tenacidad constante de estas dos mujeres. Las he visto reinventarse y adaptarse a las distintas posibilidades del momento y reenfocar sus campañas para que estén acordes con el sentimiento colectivo y la necesidad que tenemos, hoy más que nunca, de sentirnos fuertes y acompañadas. En esta última campaña, dan el spotlight a dos doctoras que comparten con nosotras cómo han mantenido la esperanza en esta época de retos y desafíos.


1. ¿Quién sos?

"Soy Natalia, una mujer independiente, con varias ocupaciones. La primera, y mi favorita es ser mamá, llevo 5 años en éste aprendizaje y cada día lo disfruto más. Tengo un niño de 5 años y otro de 3. Mis hijos llegaron para darme más vida a mi. Soy esposa, desde hace 10 años. Y soy médico (ginecóloga y obstetra). Disfruto enormemente mi trabajo, aunque no todo son buenas noticias o buenos momentos. Soy una mujer de carácter fuerte, pero los que me conocen saben que llorar para mí, es más que sencillo. Me encanta el deporte, el ejercicio, y ese es mi principal hobby."


2. ¿Qué te hace única?

"Soy única porque soy lo que soy. No pretendo ser algo o alguien más, digo la mayoría de las cosas que pienso, si me lo preguntan, sin rodeos, y creo que las experiencias de la vida me han hecho una mujer más fuerte. No puede haber otra Natalia, porque nadie ha vivido en mis zapatos, en mis altos y bajos, mi vida. No se disimular, y es algo que me hace más transparente de lo que quisiera."


3. ¿Cómo ha cambiado tu vida en los últimos meses?

"En los últimos meses mi vida ha cambiado bastante. En la parte laboral ha sido un estrés constante desde que nos alcanzó la pandemia en Costa Rica, tengo trabajo presencial (a nivel público y privado) y tele trabajo, que nunca pensé que pasaría en mi profesión. He tenido que tener más paciencia haciendo llamadas, revisando expedientes para que no se vaya ningún detalle y toda la responsabilidad que eso conlleva. He tenido miedo de llegar a la casa todos los días y “contaminar” a mi familia, mi casa. Miedo de abrazar a mis propios hijos y mi esposo. Mi esposo tuvo una situación médica que lo obligó a estar 1 mes en casa. Así que sí, han sido muchos cambios en poco tiempo. Pero todo tiene una parte positiva, he tenido mucho más tiempo en casa, con los chicos, he sido teacher de mis propios hijos, y creo que eso es lo que me quiero dejar de todo esto cuando pase. Nada nos va a devolver en el futuro el tiempo perdido, y aprovechar ésta experiencia al máximo ha sido mi principal objetivo."


4. ¿En qué momento y por qué has sentido la necesidad de hacer un alto en el camino para reconectar con tu esencia?

"He tenido que hacer no uno, sino varios altos en el camino. Por agotamiento emocional principalmente, ganas de salir corriendo, ganas de llorar, ganas de estar en otra parte (y no es un hospital por ejemplo). En mi caso, el alto en el camino es tener un rato para mi, sola, donde sea pero sola, y es de las cosas que he perdido más con la situación que vivimos, estando todos en casa. Lo hago en la noche, en la mejor soledad que he encontrado que es cuando todos se duermen, o acostada en una hamaca, auto convencerme de que hay mucho que agradecer, muchas cosas buenas para ver, como para ver lo difícil."


5. ¿Cuál ha sido tu mayor reto durante estos tiempos?

"El primer reto, la distancia con la familia, que mis hijos extrañen a su abuelita a diario. Pero mi mayor reto de toda ésta situación ha sido tener que enfrentar noticia de que todos en mi casa éramos Covid 19 positivos. No sabía si enojarme conmigo misma por salir a trabajar, porque tal vez “no me cuidé suficiente”, por haber enfermado a mis hijos, a mi esposo. Mil preguntas sin respuesta. ¿Cómo pasó? ¿Cuándo? Incertidumbre diaria de si íbamos a enfermar o no. 3 semanas sin poder salir, trabajar, producir, dejar a mis pacientes, cuando afuera nada se detiene. Tuve además en los días de aislamiento la trágica muerte de una gran amiga, sin poder ir a despedirla porque no podía salir de mi casa. Y eso me deja otro gran reto, de seguir educando a mis dos hijos, para que sean grandes hombres, y luchar porque las mujeres logremos un futuro mejor."


6. ¿Cómo los has enfrentado?

"Para enfrentar los retos, creo que ocupamos resiliencia, “ya estamos aquí, ahora qué nos toca hacer?”, porque no hay vuelta atrás. Así que mente positiva, un día a la vez, y la fe puesta en que todo va a estar mejor pronto. Siempre hay por qué agradecer, teníamos covid pero tuvimos comida, estábamos en casa, no faltaba nadie, etc. ver el lado bueno, que todo siempre lo tiene."


7. ¿Qué consejo le darías a otras mujeres cuando se encuentran en ese punto en el que sienten que ya no pueden dar más?

"Mi consejo para cuando sentimos que ya no podemos dar más es, para las que somos mamás, siempre ver en los hijos, esa luz, esa fuerza que necesitamos, ese empujoncito que nos da la razón para dar todavía más, y enseñarles ano darnos por vencidas. Y las que no los tienen, siempre ver lo que viene, no lo que ya pasó, y que todo lo que vivimos, bueno o no tan bueno, es con un propósito. Las mujeres somos fuertísimas, SIEMPRE podemos!"


Si querés recibir en tu correo más historias de mujeres poderosas que estén luchando por un cambio en la sociedad y que inspiren a otras a hacer lo mismo, suscribite al newsletter de Círculos 3:33 aquí.


Con el apoyo de:

© 2020 derechos reservados Denoka Producciones, S.A - Hija de Tigre, S.A.